Santo Domingo, RD

Uno de dos hermanos acusados de sustraer cables eléctricos de la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional de Las Américas (AILA), se entregó a la Fiscalía de Santo Domingo Este, para que sea investigado con relación al caso.

Se trata de  Luis Ángel Álvarez, de 20 años de edad, quien acudió de manera voluntaria acompañado familiares, tras ser buscado por miembros de la Policía y de los organismos de seguridad del Estado.

 Al joven se le acusa de la sustracción de parte de los cables eléctricos de las pistas de aterrizajes del AILA, el cual provocó una interrupción en el sistema de iluminación, así como el cierre por unas 4 horas de las operaciones  de la terminal.

La falla originó, además, que unos 14 vuelos, algunos de ellos sobrevolando el espacio aéreo del aeropuerto, fueran desviados a otros aeropuertos alternos del área.

Una tía del joven, quien no se identificó, explicó que los investigadores no tienen ninguna prueba de la participación de su sobrino en ese hecho, el cual ha sido repudiado por diversos sectores de la sociedad.

“Nosotros decidimos traerlo porque ellos no tienen prueba de nada, por eso nosotros decidimos entregarlo a la Fiscalía, para terminar con esta persecución que nos tiene nerviosos y aterrorizada a toda la familia” dijo la mujer.

Los familiares de los hermanos acusados expresaron que ellos se dedican a buscar en la basura del aeropuerto y no son culpables de las imputaciones que les hacen las autoridades.

El presidente Luis Abinader declaró recientemente que con relación al caso las autoridades policiales y militares  mantienen detenidas a dos personas y persiguen otras tres que se presumen participaron en el hecho.