Después de una demanda contra la cadena en California, The New York Times envió diez sándwiches a un laboratorio especializado en pescados. Los resultados concluyeron en que «no había ADN de atún» y que no era posible determinar la procedencia del alimento. Subway suma un nuevo escándalo por mentiras en sus productos, aunque negó que las acusaciones sean reales

Todo comenzó en enero. Dos clientes de California, visiblemente enojados, presentaron una denuncia contra la cadena Subway. ¿El motivo? «Los productos están hechos de cualquier cosa menos atún», alegaron. Para ellos, los sándwiches están «hechos de una mezcla de varios brebajes» e ingredientes «mezclados para imitar la apariencia del atún». Conociendo el historial de engaños de la empresa, el diario The New York Times (NYT) decidió hacer una prueba de laboratorio para revelar la verdad. Y los resultados fueron contundentes: no pudieron identificar ningún ADN de atún en una serie de sándwiches… de atún.