Las enfermedades cardiovasculares son actualmente la principal causa de muerte en el mundo, según los datos que proporciona la OMS, pese a que se trata de patologías que en la mayoría de casos es posible prevenir. Por ello, es muy importante entender en qué consisten y cómo evitar su aparición.

Una manifestación de enfermedad cardiovascular bastante común es la angina de pecho, que se asocia muy frecuentemente a otros episodios cardiovasculares que pueden llegar a resultar fatales.

¿Qué es la angina de pecho y cuales son sus síntomas?

La angina de pecho es un síntoma de enfermedad en las arterias coronarias consistente en la reducción del flujo sanguíneo al corazón. Comúnmente, las personas que la sufren sienten dolor u opresión en el pecho, que puede ir acompañado de otros síntomas como fatiga, mareos, náuseas, falta de aire y dolores periféricos en brazos, mandíbula, hombros o espalda.

Existen dos tipos de angina de pecho: estable o inestable. La estable es la más común y puede provocar síntomas que aparezcan en momentos de esfuerzo y desaparezcan en el descanso. En cambio, la inestable aparece de forma súbita y puede ser precursora de un ataque cardíaco.

¿Cuáles son sus causas? ¿Puede prevenirse? ?¿Cómo se trata?

La principal causa de la angina de pecho es la enfermedad de las arterias coronarias, que pueden estrecharse por la acumulación de depósitos de grasa llamados placas. A su vez, la enfermedad de las arterias coronarias pueden venir provocadas por una serie de factores de riesgo como el consumo de alcohol y tabaco, la diabetes, la presión arterial alta, los niveles altos de colesterol, antecedentes familiares o tener una edad avanzada o estar sometido a mucho estrés.

Por tanto, es posible minimizar el riesgo de sufrir angina de pecho adoptando una serie de hábitos saludables que incluyen una dieta baja en grasas, la realización frecuente de ejercicio físico, evitar el consumo de tabaco y alcohol, vigilar otras patologías relacionadas y tratar en lo posible de reducir el estrés.

De hecho, una vez que se padece angina de pecho el tratamiento en muchos casos pasará por adoptar estos hábitos, y dependiendo de la gravedad se podrá prescribir medicación o cirugías como la angioplastia, la colocación de stents o el bypass coronario. En los casos de angina de pecho inestable, el paciente necesitará recibir tratamiento inmediato en un hospital