El canciller aprovechó el escenario para llamar la atención sobre los “movimientos” que existen para modificar la Ley que sustenta la reunificación familiar y dijo que hacer cambios en la reunificación familiar, “no beneficiaria a nuestra comunidad. Hay que tener esta conciencia y estar alerta esta posibilidad”.

Roberto Álvarez, ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana.

SANTO DOMINGO, República Dominicana-. “Un esqueleto” de personas que no hacían nada. Así dijo el canciller de la República, Roberto Álvarez, que encontró el Instituto de Dominicanos y Dominicanas en el Exterior (Index), una entidad que nació y se extendió en las gestiones del expresidente Danilo Medina, y que tiene como misión ejecutar estrategias para fortalecer los vínculos socioeconómicos y culturales de los dominicanos que viven en el exterior, con el país.

“Lo que encontramos fue un esqueleto. Hemos tenido que construir prácticamente desde cero lo que encontramos en el Index”, dijo el funcionario este domingo, al celebrarse un acto de reconocimiento a los dominicanos de la diáspora. El evento forma parte de la agenta que agota el presidente Luis Abinader y su comitiva en Nueva York.

“He escuchado criticas de que el Index no ha estado haciendo lo suficiente ¡Señores, no habían oficinas del Index. Las personas designadas no hacían nada!”, resaltó el funcionario y agregó que ahora se encuentran en un trabajo de definición de las funciones de estos empleados.

Resaltó que en el último año, ya se ha dado apertura a cinco nuevas oficinas de Index y recordó que uno de los aspectos más importantes de esta entidad es establecer vínculos con la comunidad en el exterior.

En ese sentido, mencionó que una de las tareas que se ha propuesto el Index es abrir casas de culturas en los lugares de importante presencia de dominicanos en el exterior. Esas casas de cultura, dijo el canciller, recibiría los fines de semanas a la diáspora con sus hijos, de forma que se realicen actividades que puedan desarrollar los vínculos de esos descendentes con el país, y que no se pierda esa conexión a través de las generaciones.

“Vincular a aquellos jóvenes que han perdido su lazo con nuestro país, a través de juegos en los cuales se identifica la cultura dominicana”, resaltó el canciller.

“De muy poco servirá continuar naturalizando al número de dominicanos que faltan por adquirir su nacionalidad, si no tienen la identidad y cultura como raíz. El pasaporte no servirá del vínculo real que implica llevar algo en el corazón y la mente. Eso todavía tenemos que trabajarlo”, insistió.

Las intenciones de modificar el mecanismo de reunificación familiar

El canciller aprovechó el escenario para llamar la atención sobre los “movimientos” que existen para modificar la Ley que sustenta la reunificación familiar y dijo que hacer cambios, “no beneficiaria a nuestra comunidad. Hay que tener esta conciencia y estar alerta esta posibilidad”.

El comentario lo hizo no sin antes resaltar que el alto porcentaje de regularidad migratoria de los dominicanos en Estados Unidos. Aseguró que la República Dominicana ha sido el país que más se ha beneficiado de residencias permanentes, per cápita, en Latinoamérica y el Caribe