El descubrimiento de una cámara de al menos 40.000 años de antigüedad en una cueva de Gibraltar, previamente habitada por neandertales, podría conducir a nuevos hallazgos revolucionarios sobre su estilo de vida, según los investigadores.
Los arqueólogos del Museo Nacional de Gibraltar llevan trabajando desde 2012 en la búsqueda de posibles cámaras y pasajes bloqueados por los sedimentos en la cueva de Vanguard, que forma parte del complejo de cuevas de Gorham, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El mes pasado, encontraron la cámara de 13 metros de profundidad en la parte posterior de la cueva, junto con una serie de descubrimientos que incluyen restos de linces, hienas y buitres leonados, así como marcas de arañazos en las paredes hechas por un

Clive Finlayson, director y científico jefe del Museo Nacional de Gibraltar, le dijo este martes a CNN que el hallazgo más impresionante era quizás un gran buccino, o un molusco marino, porque sugería que las partes recién descubiertas de la cueva habían sido habitadas por neandertales.

«El buccino está en la parte trasera de esa cueva… está probablemente a unos 20 metros de la playa», dijo. «Alguien llevó a ese molusco allí… hace más de 40.000 años. Así que eso ya me ha dado una pista de que ha habido gente ahí dentro, lo que quizá no sea demasiado sorprendente. Esas personas, por la edad, solo pueden ser neandertales».

Los neandertales, homínidos de la Edad de Piedra de constitución pesada que desaparecieron hace unos 40.000 años, vivieron en Europa mucho antes de que llegara el Homo sapiens.

Marcas de arañazos en la pared de la cámara, hechas por un carnívoro no identificado.
(Cortesía del Museo Nacional de Gibraltar).

Finlayson dijo que el equipo también había encontrado el diente de leche de un neandertal de unos 4 años de edad, y la hipótesis de que podría haber sido arrastrado a la cueva por una hiena.

Entrar en la cueva por primera vez le puso «la piel de gallina», dijo Finlayson, y añadió que era uno de los descubrimientos más emocionantes de su carrera, único por la calidad de la conservación y las posibilidades de nueva información que presentaba.

«¿Cuántas veces en tu vida vas a encontrar algo en lo que nadie se ha fijado durante 40.000 años? Creo que solo se da una vez en la vida».

La evidencia de un terremoto de hace unos 4.000 años también fue visible debido a un cambio en las formaciones de hielo, con una cortina de hielo previamente formada cortada y estalagmitas creciendo bajo ella

El descubrimiento es apenas la primera etapa de una larga excavación, y Finlayson le dijo a CNN que la cámara era solo el techo de la cueva, con una gran cantidad de trabajo restante para descubrir el resto.

«A medida que vayamos excavando, solo se hará más y más grande», dijo. «Así que lo más probable es que tengamos una cueva enorme allí. Y a medida que vayamos bajando puede incluso haber pasadizos. Así que es muy emocionante».

Finlayson dijo que el trabajo restante llevaría décadas, si no más, y que esperaba utilizar la tecnología para tomar muestras de ADN del sedimento y descubrir más pistas sobre el estilo de vida de los neandertales, incluidos los rituales funerarios, y potencialmente encontrar también huellas de pisadas