El 2022 supone ser, un año de grandes retos para la economía Dominicana. La pandemia de la Covid-19, ha degenerado en una crisis económica y alto costo de los servicios básicos, además de los alimentos y los combustibles.

En tiempos de crisis, no existe salida más esperanzadora para el ser humano, que la posibilidad de una plaza de trabajo para llevar el pan de cada día a su casa. El panorama es incierto pero al mismo tiempo esperanzador, el gobierno está haciendo los ajustes para que la economía del país sea una de las menos golpeadas de la región, además el país cuenta con un empresariado fuerte y consolidado que cree en el país, y es por esto, que no importando la coyuntura del momento apuestan su capital a la nación.

«La República Dominicana en estos momentos necesita sus mejores hombres siendo parte de la solución, el país necesita un espíritu de desprendimiento y sacrificio por parte de los que más tienen en favor de los más vulnerables».

¡Es ahí!, donde se reconoce la valentía, determinación y fé en el país, del grupo Abrisa y el proyecto del Aeropuerto Internacional de Bávaro.

Para la región este y para la consolidación de la actividad turística, el Aeropuerto Internacional de Bávaro, significa el regalo de Reyes, idóneo. Esperado y anhelado por los miles de Altagracianos, que ven a través de AIB, la posibilidad de progresar y tener mejor calidad de vida.

Esta obra, se constituye en una gran oportunidad para el país, está inversión significa la generación de miles de nuevas plazas de trabajo. El Estado Dominicano, debe asumirla como una gran oportunidad de afrontar con éxito y eficiencia estos tiempos difíciles.

Que un grupo de inversionistas nacionales, tengan la disponibilidad de aportar al país: crecimiento, empleos y mejores oportunidades para mejorar la calidad de vida, a través de una inversión de más de 300 millones de dólares, es digno de admiración y respeto.

La República Dominicana en estos momentos necesita sus mejores hombres siendo parte de la solución, el país necesita un espíritu de desprendimiento y sacrificio por parte de los que más tienen en favor de los más vulnerables.

Finalizando en 2021, en la calles de higüey, de los municipios y distritos de la provincia La Altagracia, se es escucha a la gente decir: «Para el próximo año, de Reyes, queremos el AIB».