La Romana, R.D.- Muchas veces cuando vemos a una persona realizar una labor, ignoramos los orígenes de cómo llegó a donde se encuentra y es que en realidad, las historias de cada protagonista reseñado en nuestra serie de artículos biográficos, poseen material puro para un film y hasta un serial de TV.

Desde una edad temprana, nuestro protagonista realizó múltiples trabajos que iban desde limpiabotas, vendedor de dulces y pasteles en hojas a ser ayudante de hacer hoyos para letrinas. Como si se tratara de una persona programada para tareas de índoles diversas, también fue dependiente de colmados (en concreto de Atilano “Tilo” Quezada y Arturo Quezada). Además fue parte de los muchachos que eran enviados a llevar cantinas de comida al Central Romana, Corporation, Ltd.

El protagonista en esta ocasión es una persona que desde que tengo uso de memoria siempre lo he visto ligado al periodismo. Un profesional depurado, comprometido con su verdad, defensor acérrimo del buen escribir en materia de redacción y poseedor de un cuidado verbo al momento de hacer uso de la palabra hablada.

Nos referimos al Periodista, Comunicador Social y Locutor romanense Elpidio Tolentino Garrido. La vida de Elpidio inicialmente se vio matizada por una serie de trabajos que en nada estaban vinculados a su profesión de vida. Elpidio nació en el Batey Borojol de la empresa Central Romana Corporation, Ltd. en el área hoy conocida como Buena Vista Norte, el 14 de febrero del año 1957.

Los orígenes paternos de Elpidio descansan en la ciudad más antigua de República Dominicana: El Seibo. Sus padres Efraín Tolentino Rijo, mecánico del Central Romana Corporation, Ltd. a quien apodaban “Socio”, y su progenitora Venecia Garrido eran seibanos netos.

Debemos recalcar que El Seibo como ciudad fue fundada en 1502 por el conquistador español Juan Esquivel, pero su creación data del 6 de noviembre de 1844 y hay datos que certifican que a título de división territorial existía desde épocas coloniales. El nombre Seibo es una variable de un alegado jefe de una tribu taína, llamado Seebo. Su rango le calificaba como subcacique, quien obedecía órdenes de su superior inmediato, Cayacoa, éste último Cacique de Higüey.

Elpidio se alfabetizó en las denominadas “escuelitas particulares” de la época, dentro de las cuales citamos entre ellas La Genoveva, del sector El Tamarindo. En 1965, luego del fallecimiento de su madre, ingresa a la escuela primaria Mercedes Laura Aguiar. de ahí a la intermedia en el Liceo Arístides García Mella, para luego realizar el bachillerato en ese mismo centro educativo, el liceo nocturno Tiburcio Millán López y el Liceo Diversificado Duarte.

La primera pista de Elpidio en tener fundamentos de redacción radica en uno de los estudios técnicos que mayor número de jóvenes haya generado en nuestro país: Mecanografía. Además estudió Archivo y Correspondencia, Técnico de Oficina, Técnico Electricista, Perito Electromecánico, entre varios otros.

Elpidio Tolentino Garrido estudió Comunicación Social en la Universidad Central del Este con un Post Grado en Periodismo de Provincia en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en la Habana, Cuba. Sumado a eso, posee una desmesurada cantidad de pergaminos que lo acreditan de haber participado en Talleres, Seminarios, Diplomados y cursos varios en diversas áreas de la comunicación social.

Importante resaltar que los citados estudios de comunicación los inició aún cursando el bachillerato, ya que con la apertura de la Universidad Central del Este (UCE), se les daba la oportunidad a estudiantes del bachillerato a poder ingresar a esa Alta Casa de Estudios. De La Romana iba un significativo grupo de jóvenes de esa época, encabezados por Manuel Emilio Beltré Sánchez, Manuel (Manny) Richiez; George Anthony, Milton Cabrera (Milton Cerveza), Magalis Medina, Manuel Guett Polanco, Víctor Borromé Osoria, Freddy Ávila, Antonio Ávila Gálvez y Rubén Quezada, entre otros.

Esa primera vez tuvo que abandonar porque a su padre no le gustaba y le dificultaba darle los RD$5.00 (cinco pesos) cada sábado correspondientes a transporte y alimentación. En ese entonces, el pago de transporte en la empresa «La Experiencia» era de 80 centavos ida y vuelta.

Elpidio nunca se ha decidido, pero tiene conocimientos de actuación ya que realizó estudios de teatro con Haffe Serulle en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra de la mano de Lincoln López, Jimmy Sierra y Reynaldo Disla, entre otros.



Para 1977 fue el productor del programa radial “Contacto en Re” con Freddy Ávila y Thelma Fulgencio (Alejandrina) en Radio Rutas. Para el siguiente año, Elpidio fue la espina dorsal del programa “La Voz del Trabajador” del Sindicato Unido de Trabajadores del Central Romana, que además condujo por 15 años.

El cúmulo de experiencia y también la muestra de disciplina, dedicación y profesionalismo, llevaron a Elpidio a ser Director del noticiario “Noticias del Mundo”, por la estación Radio Rutas en 1979. El gusanillo por el periodismo escrito no mermaba y en 1981 fue redactor del periódico La Verdad Oriental. Ya siendo necesidad de un espacio propio a nivel de rotativos, fundó el periódico Pringamoza en 1985, mismo año que fue elegido para desempeñar las funciones de Relacionista Público del Ayuntamiento Municipal de La Romana. Su talento fue empleado en 1986 como Redactor para la Región Este del periódico El Nuevo Diario.

Era cuestión de tiempo que Elpidio hiciera la transición hacia la televisión y en calidad de productor-conductor, realiza el espacio televisivo romanense “Dialogando con Usted”, sólo después del también periodista y locutor Luis Eduardo Fernández Burgos, éste último convertido en la primera figura televisiva de La Romana con su espacio de comentarios y análisis “Lo Positivo y Lo Negativo”, por el famoso Teleclub.

Elpidio fue una figura pionera cuando surgió en La Romana la TV por cable y en concreto la compañía Teleclub, la cual fue fundada por el emprendedor Guido Rijo Paredes junto a su socio Fernando Valle, dominicano residente en Puerto Rico, quien se trasladó al país para luego ambos gestionaron la concesión y comercialización de la señal desde donde el Teleclub fue una realidad.

La figura de Elpidio Tolentino Garrido se afianzaba cada vez más en la TV local y para 1994 es el conducto estelar de los espacios “Elpidio Sin Límites” y “Nuestro Mundo”, ambos espacios realizados bajo la producción de Juanchy Mejía. En el lapso 2001-2004, Elpidio regresó a la radio y fungió como director en “Guía en las Noticias”, por la estación Radio Guía. Esa función volvió a desarrollarla para “107 en Las Noticias” vía FM 107.5 a partir del 2004, año ése que inició como conductor del interactivo radial “De Cara al Pueblo” por Amor 91.9 FM. De vuelta a los impresos, Elpidio fue en 2005 el editor en La Romana para el periódico regional El Tiempo.

Aparte de sus actividades como Periodista, Comunicador y Locutor, la figura de Elpidio Tolentino Garrido ha pululado en varios grupos sociales, dentro de los cuales destacamos la Unión de Estudiantes Revolucionarios (UER), La UNER, Línea Roja 14 de Junio, PCD y una aspiración política a título de Síndico por La Romana en 1994 (siendo el Padre Toño el candidato a la presidencia por el MIUCA).

Dado el hecho que también corre por sus venas inquietudes más allá del periodismo y relativas a las artes, Elpidio se valió de la poesía y el teatro para ser parte de más de una decena de clubes, grupos culturales y deportivos destacándose GRUTEPRORO, GRUTER, Cristo Rey, Salomé Ureña, Gregorio Luperón y CIROIS, entre otros. En ese menester participó en más de una ocasión en los Juegos Deportivos Nacionales como miembro de la Federación Dominicana de Arte y Cultura.

Casado desde 1981 con Isabel Pérez Laureano (Rosita), a quien conoció mientras participaba en la fundación del Club General Gregorio Luperón en Bancola e impartía clases de teatro y poesía coreada, Elpidio contabiliza en la actualidad 7 hijos y 5 nietos.

Por su ejercicio profesional en el periodismo, Elpidio Tolentino Garrido ha sido objeto de varios reconocimientos por diversas instituciones, tales como el Senado de la República, la Cámara de Comercio de La Romana, la Fundación Valor Romanense, el Colegio Dominicano de Periodistas (Comité Ejecutivo Nacional), el Ayuntamiento de La Romana (Declarado Hijo Distinguido), la Sociedad Luz Para Todos, el Club Gregorio Luperón y la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), sólo por citar algunos.

Siempre he dicho que ningún trabajo causa mayor satisfacción que el que uno realmente ama y desea realizar. Cuando se hacen las cosas con pasión, los resultados son inexorablemente impecables porque se les inyecta pasión y dedicación.

Elpidio Tolentino Garrido puede mirar atrás y esbozar una sonrisa de satisfacción por lo hecho en el pasado y lo que está haciendo ahora tras cerca de 50 años como periodista. Pero antes que eso, como ente productivo de una combustible sociedad que muchas veces olvida a sus héroes, pero que los recordará nuevamente cuando se escriba la historia de los grandes hombres y mujeres que pasaron por la misma.

Este artículo biográfico pertenece a la serie de publicaciones «Perfiles Mediáticos» autoría de Marcos Sánchez. Prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización del autor. Los datos contenidos en el artículo fueron suministrados vía consentimiento de los entrevistados. ©2022 Marcos Sanchez. Derechos reservados.