El Partido Revolucionario Moderno (PRM) se expone esta semana a definir un conflicto interno que podría conducirlo por el camino de la división, cuando su Comité Nacional se reúna para decidir el método que se utilizará en la elección de las nuevas autoridades que dirigirán la organización gobernante en los próximos cuatro años.

La confrontación en el PRM se agudizó en los últimos días luego que la Comisión Ejecutiva aprobara elegir la dirección a nivel nacional, municipal, provincial y del exterior mediante una Convención Nacional de Delegados, lo cual es rechazado por grupos de dirigentes, encabezados por Ramón Alburquerque y Guido Gómez Mazara, quienes abogan se le otorgue todo el poder a las bases.Los estatutos del partido, modificados en enero pasado, establecen en el artículo 153 tres formas para la elección de los cargos directivos, o sea, presidente, vicepresidentes, secretario general y subsecretarios generales, a todos los niveles orgánicos. Estas modalidades son: 1.- Voto universal, directo y secreto de los militantes; 2.- Convención de Delegados, y 3.- Asamblea de Dirigentes.En el primer tipo de elección, que defienden los sublevados, se otorga derecho a sufragar a todos los militantes que conforman el padrón del PRM, integrado por 1,873,422 militantes según la lista actualizada hasta el 17 de diciembre del año pasado que reposa en la Junta Central Electoral (JCE). La Dirección Ejecutiva, como órgano ejecutivo del partido, aprobó por el contrario la segunda modalidad, que solo permite votar a los delegados elegidos por los integrantes de los distintos tipos de organismos. La Convención Nacional de Delegados se reúne ordinariamente cada cuatro años, y extraordinariamente cuando sea convocada por el Comité Nacional a propuesta de la Dirección Ejecutiva.La encrucijadaSe advierte que la alta dirigencia del PRM enfrenta un enmarañado escenario político, en el que precisa atender a la vez numerosos frentes de batalla, mientras la oposición arrecia los ataques contra el gobierno de Luis Abinader y la crisis económica originada por la pandemia del Covid-19 se torna mucho más difícil al agregarse ahora el estallido bélico entre Rusia y Ucrania. Es evidente el temor a embarcar la organización en un complejo proceso convencional, del que ya tuvo una aleccionadora experiencia en 2018 cuando se eligieron las actuales autoridades en la XVIII Convención Nacional Ordinaria Claudio Caamaño Grullón. Se utilizó el voto universal de un padrón interno estimado en 523 mil militantes y dirigentes.