Agentes del HSI y autoridades aduaneras dominicanas mantienen retenida la salida del yate

El Ministerio Público procedió este viernes a practicar un allanamiento en el yate Flying Fox como parte de una investigación sobre presunto lavado de activos y tráfico de armas. La requisa se realiza bajo la autorización número 0094-Marzo-2022, dictada por la Coordinación de los Juzgados de Instrucción del Distrito Nacional, en la tarde del 31 de marzo de este 2022.El órgano acusador realizó la solicitud en virtud de una cooperación jurídica formal que realizó Estados Unidos de Norteamérica, en virtud de los acuerdos internacionales de lucha contra la criminalidad y el delito, suscritos por República Dominicana.

El barco, uno de los yates de recreo más lujosos del mundo, pertenece al empresario ruso Dmitri Kamenshchik, propietario del aeropuerto Domodedovo de Moscú, según la revista Forbes.El pasado 25 de marzo, agentes de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de Estados Unidos (HSI, por sus siglas en inglés) visitaron el yate, que está anclado en el puerto de Santo Domingo desde el 21 de ese mes.En su visita de inspección, los agentes estadounidenses estuvieron acompañados de oficiales de diversos organismos dominicanos.El «Flying Fox» mide 136 metros de eslora, cuenta con once cabinas, un helipuerto, una piscina de 12 metros, un spa de dos pisos y 400 metros cuadrados, un cine y un centro profesional de buceo, entre otras instalaciones.La empresa Imperial Yachts alquila el barco por una tarifa mínima de 3.5 millones de dólares semanales, según informaciones de la página web de esta concesionaria.A raíz de la invasión rusa de Ucrania, Estados Unidos aprobó diversas sanciones que afectarían a empresarios cercanos al presidente ruso, Vladímir Putin, muchos de ellos propietarios de embarcaciones de lujo.