Mejorar el sistema de pensiones, lograr consenso para que la atención primaria se pueda materializar, optimizar los servicios de salud, ampliar el catálogo de prestaciones de servicios y reducir las ganancias de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) constituyen algunos de los aspectos a revisar como parte del proceso de reforma iniciado en torno al sistema de la seguridad social (ley 87-01) en el seno de la mesa del diálogo del Consejo Económico y Social (CES).Al participar en el Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, Luis Miguel De Camps, ministro de Trabajo y presidente del Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS), ponderó la importancia de la participación y el consenso para lograr los ajustes necesarios, de manera que la población pueda recibir un servicio eficiente y de calidad.De acuerdo a lo explicado por el funcionario, uno de los retos a enfrentar es la formalización del trabajo, “porque al final el sistema se alimenta de las cotizaciones”.Refirió que la situación no es exclusiva del país, ya que en toda Latinoamérica los niveles de informalidad son muy elevados.

Ministro de Trabajo juramenta gerente general del CNSS

En República Dominicana sobrepasa el 50 por ciento, agregó. No obstante, sostuvo, se ha podido afiliar una cantidad casi total de la población.

Al conversatorio comparecieron, además, Edward Guzmán, gerente general del CNSS; Ramón Contreras Genao, superintendente de Pensiones; Jesús Feris Iglesias, superintendente de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL); Henry Sahdalá Dumit, tesorero de la Seguridad Social (TSS), y Carolina Serrata, directora de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA).

También Fausto López Solís, director del Instituto Dominicano de Prevención y Protección de Riesgos Laborales (IDOPPRIL), y José Antonio Matos, viceministro de Garantía de la Calidad del ministerio de Salud Pública.

Durante su intervención, los actores del sistema aseguraron que existe voluntad política para que la propuesta de modificación sea aprobada una vez se remita al Congreso Nacional. Coinciden en que ampliar la cobertura de servicios para determinadas enfermedades, como la obesidad, forma parte de los retos a superar.

Entienden que el sistema debe mejorar, pero también ponderaron sus bondades con relación a lo que existía antes de la entrada en vigencia de la ley.