El rey emérito de España, Juan Carlos I, ultima la vuelta a su país después de hablar ayer telefónicamente con su hijo, Felipe VI, en Abu Dabi, adonde el actual monarca español se desplazó para trasladar sus condolencias por la muerte del anterior jefe de Estado de los Emiratos Árabes, el jeque Jalifa Bin Zayed al Nahyan.

La conversación telefónica, en la que ambos quedaron en verse en Madrid, favoreció la posibilidad de que el regreso a España de Juan Carlos I esté más cercano.

El rey emérito reside desde agosto de 2020 en Abu Dabi, tras un escándalo financiero relacionado con el posible cobro de supuestas comisiones millonarias por las obras del tren de alta velocidad (AVE) a La Meca (Arabia Saudí), entre otros asuntos, que ya han sido archivados por la Justicia.Este lunes, el periodista español Fernando Onega avanzó en la emisora de radio Onda Cero que Juan Carlos I estará en la localidad de Sanxenxo (Galicia, noroeste de España) el próximo fin de semana, concretamente el 21 de mayo.

Previamente, “será recibido en Zarzuela (la sede de la jefatura de Estado española y antigua residencia del rey emérito), verá a su familia y aceptará las condiciones”.La Casa Real española no confirmó a EFE si el regreso de Juan Carlos I tendrá lugar en esa fecha, a la espera de que sea él mismo quien lo comunique. Tampoco ratificaron los detalles en sus círculos cercanos.De ser el próximo fin de semana, la vuelta del rey emérito a España coincidirá con la celebración de las regatas en Sanxenxo, donde participa el barco con el que ha competido hasta que se instaló en Abu Dabi.

Estas regatas son previas al campeonato mundial que se celebrará a mediados de junio.

Entre las incógnitas a desvelar por la Casa Real española está dónde se va hospedar Juan Carlos I cuando esté en Madrid, si finalmente lo hará en el Palacio de la Zarzuela y si mantendrá ahí mismo un encuentro con su hijo.

El rey emérito se trasladó a Abu Dabi hace casi dos años a raíz de desvelarse que supuestamente habría cobrado comisiones por la obra del AVE a La Meca.

El pasado 2 de marzo, la Fiscalía Anticorrupción española archivó las diligencias de investigación que tenía abiertas, una por el presunto cobro de 65 millones de euros en comisiones de las obras del tren de alta velocidad Medina-La Meca, otra sobre si recibió donaciones no declaradas y una tercera respecto de si ocultó fondos en paraísos fiscales.

Unos días después, Juan Carlos I comunicó a su hijo su deseo de “considerar” su regreso a España “aunque no de forma inmediata”.