CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco exhortó este miércoles a que “el trigo, alimento de base, no se use como arma de guerra” y expresó su gran preocupación por el bloqueo de esta materia prima de la que dependen muchos de los países más pobres del mundo para su alimentación.“Existe gran preocupación por el bloqueo del trigo, del que dependen millones de personas, especialmente los países más pobres”, dijo Francisco al final de la audiencia general celebrada este miércoles en la plaza de san Pedro.

El pontífice realizó un fuerte llamamiento para que se lleven a cabo todos los esfuerzos necesarios para resolver esta cuestión y “garantizar el derecho universal de poder nutrirse”.“Por favor, que el grano, alimento de base, no se use como arma de guerra”, pidió.Este martes, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) exigieron a Rusia que levante el bloqueo de los puertos ucranianos en el mar Negro y permita las exportaciones de alimentos desde este país, ante la amenaza de una crisis alimentaria global.

La Federación de Rusia es el mayor exportador mundial de trigo, mientras que Ucrania es el quinto mayor exportador y en conjunto, proporcionan el 19 % del suministro de cebada, el 14 % del trigo y el 4 % del maíz del mundo, representando más de un tercio de las exportaciones mundiales de cereales, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).“Las perturbaciones de la cadena de suministro y la logística de la producción de cereales y semillas oleaginosas de Ucrania y la Federación de Rusia, así como las restricciones a las exportaciones rusas, tendrán importantes repercusiones para la seguridad alimentaria. Esto es especialmente cierto en el caso de unos 50 países que obtienen el 30 % o más de su suministro de trigo” de ambos países, en palabras del director general de FAO, Qu Dongyu.