«Más de 1.000 personas de la planta siderúrgica de Azovstal han sido trasladadas a Rusia. Las fuerzas del orden están trabajando estrechamente con ellos», ha asegurado una fuente de los cuerpos de seguridad a la citada agencia, agregando que la investigación pretende enviar otra parte de los prisioneros de guerra ucranianos a Rusia en un futuro próximo.»En un futuro próximo, después de los diálogos cara a cara con una serie de prisioneros de guerra, la investigación también planea enviarlos a Rusia», ha indicado.

Asimismo, la fuente citada por la agencia rusa ha afirmado que más de 100 personas podrían estar en Moscú. «Entre ellos mercenarios extranjeros que se rindieron en Mariúpol», ha recalcado.Las autoridades de la autoproclamada república de Donetsk adelantaron la semana pasada que algunos de los prisioneros de la planta siderúrgica de Azovstal, incluidos aquellos que se rindieron, serían condenados a la pena de muerte.El pasado 20 de mayo, Rusia informó de la toma definitiva de la planta de Azovstal, último reducto de la resistencia ofrecida por las fuerzas ucranianas en la asediada ciudad de Mariúpol, situada a orillas del mar Azov, en un intento por cerrar la salida al mar de Ucrania y unir la región de Donbás con la península de Crimea, ambos bajo el paraguas del Kremlin.