SANTANA FUE ENALTECIDO TANTAS VECES COMO DEGRADADO, HASTA EL PUNTO DE SER CALIFICADO EN VARIAS OCASIONES COMO UN “TRAIDOR A LA PATRIA”

El general Pedro Santana es uno de los personajes más importantes en la historia de la República Dominicana; jugó un papel crucial para la consolidación de la Independencia, así como en las luchas posteriores para su preservación.Aunque en incontables oportunidades fue celebrado por izar la bandera dominicana hasta lo más alto, también fue condenado por arriarla y colocar en su lugar una extranjera.Santana fue enaltecido tantas veces como degradado, hasta el punto de ser calificado en varias ocasiones como un “traidor a la Patria”.

Conmemorando 158 años de su fallecimiento, a continuación se desglosa una cronología de los hechos que marcaron la vida de esta figura y, consiguientemente, el curso de la historia dominicana.Primeros añosNació el 29 de junio de 1801 en Hincha, un pueblo que para ese entonces pertenecía a territorio dominicano pero actualmente corresponde a Haití.Preocupados por la presencia de tropas haitianas en esa localidad, sus padres, don Pedro Santana y Petronila Familias, decidieron desplazarse más hacia el este.

Según detalló el periodista e historiador Rafael Molina Morillo (1930-2017) en su obra “Gloria y Repudio: Biografía de Pedro Santana”, primero permanecieron un tiempo en Gurabo, Santiago, luego se establecieron en Sabana Perdida, cerca de Santo Domingo y finalmente, se fijaron de manera permanente en El Seibo.Su padreLa inclinación castrense de Santana proviene de su progenitor, quien fuere capitán de la milicia. Mucho antes que su hijo, Pedro Santana padre se había ganado un espacio en los libros de historia dominicana al ser uno de los participantes en la batalla de Palo Hincado, librada en el año 1808.

Esta contienda puso fin al control francés en la isla de La Española y marcó el inicio del período conocido como “España boba”.MellizoEl militar tuvo un mellizo y único hermano llamado Ramón, con quien creció en el campo, cuidando animales y vigilando la siembra de su padre.De acuerdo a Molina Morillo, al emigrar hacia otro pueblo, la situación económica de su familia se volvió precaria, por lo que los hermanos Santana tuvieron que vender leña siendo apenas unos niños para poder contribuir mínimamente al hogar.

FormaciónPedro Santana cruzó la niñez, adolescencia y juventud dedicado por completo a las tareas ganaderas, su día a día consistía en trabajar afanosamente para hacer riqueza.Pese a que sí logró obtener una acomodada posición económica y social, las circunstancias que lo rodearon y el ambiente en el que vivió no le permitieron al general formarse académicamente ni cultivarse a nivel intelectual.Fue su padre, quien a la edad de 8 años, escasamente les enseñó a los mellizos a leer y escribir.MatrimonioEl primer enlace nupcial de Pedro Santana fue un “matrimonio por conveniencia”.El historiador Roberto Cassá en su obra “Dictadores dominicanos en el siglo XIX”, cuenta que Santana se casó con Micaela Rivera, una mujer quince años mayor que él, quien era viuda de Miguel Febles, uno de los hateros más acaudalados de la época.Asimismo, se señala que su hermano Ramón, se casó para las mismas fechas con la hija de Rivera, con el propósito de preservar el trato comercial que mantenían en vida con el fenecido ganadero.

Independencia NacionalSantana nunca ocultó su animadversión hacia los haitianos, es por ello que, en el año 1943, durante plena ocupación, se unió a Los Trinitarios con el fin de propiciar el golpe separatista.Estratégicamente, el 27 de febrero de 1844, el patricio Francisco del Rosario Sánchez le asignó a los mellizos Santana la tropa del Este, la cual estaba conformada por una recua de peones y campesinos que, haciendo uso de sus habilidades en caballería y manejo de armas blancas se adhirieron a la lucha.“En forma tumultuosa, la tropa proclamó a Santana general en jefe, valorando sus dotes de mando y en señal de reconocimiento de la influencia social de que gozaba”, subraya Cassá en su escrito. .Batalla del 19 de marzoAl enterarse de las intenciones del presidente de Haití Charles Herard de invadir nueva vez el territorio dominicano con unos 20 mil hombres, el 19 de marzo de 1844 Pedro Santana interceptó al grupo enemigo en Azua, en compañía de tres mil dominicanos, frustrando los planes del mandatario haitiano.Según explicó Cassá en su obra, esta proeza militar creó la ilusión en la población de que “la única persona que reunía las condiciones para derrotar a los haitianos era Pedro Santana”.

DiscrepanciasHabiéndose alejado momentáneamente el peligro de ocupación haitiana, las diferencias de criterio entre el general y los trinitarios no tardaron en florecer y poco a poco la sociedad se dividió entre liberales (representados por Juan Pablo Duarte) y conservadores (representados por Pedro Santana).Primer presidente“Pedro Santana construyó su liderazgo con ayuda del mito de jefe militar invencible”, cita Roberto Cassá. Es precisamente ese mito lo que llevó al general a convertirse en el primer presidente constitucional de la República Dominicana.Artículo 210Tras asumir el poder, casi de inmediato Santana exigió la inclusión del artículo 210 de la Constitución que lo facultaba para no rendir cuentas de sus actos.Esta acción, considerada históricamente como una “monstruosidad jurídica”, develó los verdaderos propósitos del general. Sobre eso se apoyó para convertirse en un dictador.“Durante la guerra actual y mientras no esté firmada la paz, el Presidente de la República puede libremente organizar el ejército y armada, movilizar guardias nacionales, y tomar todas las medidas que crea oportunas para la defensa y seguridad de la Nación; pudiendo en consecuencia, dar todas las órdenes, providencias y decretos que convengan, sin estar sujeto a responsabilidad alguna”, dictaba la cuestionada ordenanza.