ACTO ILEGAL. LA LIBERTAD DE UN INDOCUMENTADO RETENIDO EN ESTE ESPACIO PUEDE COSTARLE A SUS PARIENTES PRECIOS QUE VAN DE ENTRE 12,000 Y 13,000 MIL PESOS.

El Centro Vacacional de Haina, que funciona como espacio de acopio para los indocumentados, se ha convertido en un lugar de trueque entre gente encargada de funciones allí y aquellos que necesitan de información de sus familiares. Los precios que se divulgan entre quienes se dedican a pasar su día con la misión de entender el proceso, la liberación de un indocumentado es ofrecida a un precio de entre 12,000 a 13,000 pesos, en el caso de quienes solo necesitan pasarle comida, objetos de higiene o dinero a sus consanguíneos, estos deben pagar precios en el rango de RD$ 500 a RD$ 1,000.00.

Fuera de los protocolosOtra denuncia recurrente es que al momento cuando se produce la captura de los extranjeros, no se da cumplimiento a los protocolos de lugar para valorar si estos deben ser o no retenidos por las autoridades de Migración.“Jaques tiene sus papeles, tiene su permiso que le emite el Ministerio de Trabajo (MT) y, aún con todo en regla, se lo llevaron, ¿De qué sirve ponerle las cosas en China?, más a una gente que anda trabajando, dijo Fernando Leger.

Moradores de la zona reportaron que entre los días martes y miércoles habían llegado alrededor de dos camionetas llenas de migrantes y varios deportados locales.“Esa gente está guisando ahí, eso es un entra y sale, los que llegan también detrás para poder ver si su pariente anda ahí”, dijo Adonis Martínez.Para algunos, esta situación los pone entre la espada y la pared, ya que la única salida que parece salomónica y rápida es el pago desde la ilegitimidad del asunto, quienes no tienen la forma de conseguir el efectivo, optan por dejar que estos regresen para su país de origen, el cual en su mayoría suele ser Haití y luego volver a intentar cruzar la frontera dominicana.

“Yo lo voy a traer de nuevo, la frontera dominicana está abierta y los militares, uno lo que tiene es que buscarle su “cuarto”, es más fácil dejar que lleguen y volver a traerlos por Dajabón”, expresó Jason Dursei.La discriminaciónUn tema que resalta con frecuencia al interactuar con quienes buscan respuestas, es que cuando se trata en específico de los extranjeros de nacionalidad haitiana, hay “maltrato” hacia ellos de forma automática.

“Aunque uno la pase mal, se entiende el trabajo de la gente de migración, pero la forma en que nos tratan por ser haitianos es algo que no le encuentro lógica, aquí hay venezolanos, peruanos, mexicanos, de todo, pero solo con nosotros existe esa tosquedad, ese rechazo y al final todos somos humanos”, compartió Rose Díaz Fortune.