Los dos principales candidatos a la presidencia de Brasil se verán las caras en una segunda vuelta luego de que ninguno de ellos logró suficientes votos el domingo en unas elecciones que decidirán si el país devuelve a un izquierdista al timón de la cuarta democracia más grande del mundo o mantiene a un derechista en el cargo durante otros cuatro años.

Tras haberse escrutado el 98,8% de los votos de la jornada electoral del domingo, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva sumaba 48,1% de los sufragios, por 43,5% del actual mandatario Jair Bolsonaro. La autoridad electoral de Brasil dijo que dicho resultado hace que la segunda vuelta entre los dos candidatos sea una certeza matemática.Otros nueve candidatos participaron en la elección presidencial, pero sus números son mucho menores que los de Bolsonaro y Lula.Lo reñido de los comicios resultó una sorpresa, ya que los sondeos de opinión previos a la elección le daban a Lula una sólida ventaja. El último sondeo de Datafolha, publicado el sábado, registró una intención de voto de 50% para Lula, por 36% para Bolsonaro. Se entrevistó a 12.800 personas, con un margen de error de más/menos 2 puntos porcentuales.

“Las encuestas no captaron ese crecimiento”, señaló.El mandato de Bolsonaro se ha distinguido por su retórica provocadora, su presión sobre instituciones democráticas, su criticada gestión de la pandemia de COVID-19 y la deforestación más grande en la selva amazónica en 15 años.Pero ha formado una base de partidarios con su defensa de los valores familiares tradicionales, su rechazo a la corrección política y presentándose como un protector de la nación ante políticas de izquierda que, según dice, erosionan la libertad personal y provocan inestabilidad económica.