FUERZA. EL EXCORONEL HIMMLER RÉBU FUE COMANDANTE DEL OTRORA PODEROSO BATALLÓN DE ÉLITE “LEOPALDO”.

Con sus motores alineados de extremo a extremo a la entrada y salida de vehículos entre ambos países, un grupo de motociclistas haitianos bloqueó el paso fronterizo de Carrizal, en el municipio Comendador, de Elías Piña, en reclamo de que las autoridades dominicanas les permitan su entrada al país, para fines de trabajo. Estos llevan alrededor de diez días exigiendo que se les dé entrada al país para “motoconchar”, alegando que los ingresos que les produce ese oficio les sirve para pagar sus motocicletas, tomados a crédito en locales cercanos a esta zona fronteriza.

El pago de los motores ya está vencido y las agencias, según ellos, les exigen la devolución de sus unidades.Por eso, desde temprano a la mañana de ayer han protestado para que se le busque una salida a su situación.Su actitud ha sido causa de la lentitud del tránsito de camiones con mercancías. La ausencia de respuesta provocó molestia en los haitianos, quienes protagonizaron una trifulca. El enfrentamiento dejó varias personas heridas que fueron trasladadas al hospital Rosa Duarte de este municipio.

El excoronel golpista que lideró, en 1989, el intento de derrocamiento del gobierno militar del teniente general Prosper Avril, afirma que las elecciones de medio mandato en Estados Unidos, el martes 8 de noviembre, frenan toda posibilidad de intervención militar en Haití este año.Se trata del antiguo oficial del Ejército, Himmler Rébu, hasta hace más de tres décadas el comandante del batallón de élite “Leopardos”, acantonado en Pétion-Ville, cerca de Puerto Príncipe, que se levantó con un grupo de oficiales del ejército rebelde por la toma del poder.

Rébu expuso su parecer sobre la esperada presencia de una fuerza interventora, amparada en un pedido del gobierno que ahora está en manos de la ONU, al programa de radio Panel Magik. Su razonamiento tiene un elemento lógico coyuntural y lo explica claramente cuando sostiene que un pedido de asistencia militar internacional de este tipo obedece a que el gobierno “malinterpreta tanto la geopolítica como el movimiento político global”.

Fue más preciso cuando advirtió de que no se podrá apresurar a hacer una intervención militar porque, con las elecciones de noviembre en Estados Unidos, “un solo soldado que muera en Haití sería una catástrofe política para la administración de Joe Biden”.Es por eso, anota el excoronel, que aun cuando el gobierno ha pedido la presencia de fuerzas extranjeras, “los líderes actuales no pueden obtener la asistencia militar solicitada”. “Creo que ciertamente están obsesionados con el deseo y el disfrute del poder, lo que los vuelve ciegos”, agrega.

“Al solicitar el uso de una fuerza armada extranjera en el país, el equipo en el poder está mostrando su desconocimiento de la geopolítica y del movimiento político mundial”, dijo el coronel.“Elecciones noviembre 8No pueden obtener lo que quieren, añadió, refiriéndose al escollo encontrado ante las próximas elecciones de mitad de término en Estados Unidos. “El primer país del área que se da el poder y el derecho de interventor es Estados Unidos”, criticó el excoronel rebelde.