A PESAR DE ESAS DECLARACIONES, HASTA EL MOMENTO NINGUNA DE LAS REFORMAS QUE FUERON SOMETIDAS EN UNA MESA DE DIÁLOGO HA TRANSCENDIDO MÁS ALLÁ DEL ESPACIO DONDE FUERON DISCUTIDOS

Durante su discurso de agosto del pasado año, el presidente Luis Abinader propuso la creación de un diálogo nacional para promover y aplicar unas 12 reformas, incluyendo una constitucional, siguiendo el propósito de hacer eficiente al Estado Dominicano.La noche de este martes, un año después de realizar ese anuncio, el mandatario indicó que esas reformas están en la “fase de conclusiones, e irán aplicándose gradualmente en el país”.

“Ya no valen los pequeños parches o las reformas cosméticas, nosotros estamos decididos a hacer transformaciones que hagan irreversible el cambio que estamos andando. Por eso iniciamos la discusión de 12 reformas que con las recomendaciones de sectores sociales y de la oposición se convirtieron en 15”, indicó el mandatario.A pesar de esas declaraciones, hasta el momento ninguna de las reformas que fueron sometidas en una mesa de diálogo ha transcendido más allá del espacio donde fueron discutidos, en compañía de las fuerzas políticas; ni han sido presentadas al denominado “plenario del diálogo” que está supuesto a discutir lo acordado en las mesas de trabajo.

La principal de estas fue la propuesta de reforma constitucional que, según Abinader, en aquel momento, buscaría “sellar la independencia del Ministerio Público y el sistema de justicia”.Esa propuesta de modificación a la Carta Magna fue sometida durante un diálogo con los partidos políticos y la sociedad civil, en la mesa temática de “Transparencia e Institucionalidad”. Sin embargo, al ser puesta sobre la mesa, se conoce que la pieza propone la modificación de las atribuciones del procurador general de la República, comenzando por cambiarle el nombre para que se llame “Fiscal General”.

En reacción a esto, los partidos políticos la consideraron “innecesaria”, dejando solo al Gobierno con esa propuesta, hasta que en mayo de este año Abinader desistió y comunicó al Consejo Económico y Social (CES) que, bajo ningún concepto, su administración impondrá la reforma constitucional propuesta si no cuenta con la comprensión y el aval de los sectores políticos.“El Consejo Económico y Social cuenta con un calendario de reuniones del Plenario del Diálogo donde se conocerán los informes finales de cada mesa temática y se dará seguimiento a los espacios institucionales. Se estima concluir con el proceso a finales del próximo mes de julio”, establece un comunicado del CES difundido a finales del mes de junio.