REACCIÓN: LUIS ABINADER DEJÓ CLARO AYER QUE LA REPÚBLICA DOMINICANA “NO SOLAMENTE VA A CONTINUAR LAS DEPORTACIONES (DE HAITIANOS), SINO QUE LAS VA A AUMENTAR”.

El presidente Luis Abinader advirtió ayer que República Dominicana no solo va a continuar las deportaciones de ilegales haitianos, sino que “las va a incrementar”, en una franca respuesta al pedido del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Turk, quien solicitó al país “detener” ese proceso.Además, el jefe de Estado juzgó “inaceptables e irresponsables” las demandas de Turk, recordando que “las políticas migratorias de cada país es una potestad de cada gobierno”.

Más temprano a la mañana de ayer, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Turk, había insistido a las autoridades dominicanas para que cesen las devoluciones forzadas de haitianos al margen occidental de la isla. A esto, Turk reveló que “hace una semana pedí que se detuvieran las deportaciones a Haití, dada la crisis humanitaria y de Derechos Humanos a la que se enfrenta el país. Me preocupa ver que continúan las devoluciones forzadas de haitianos a Haití desde República Dominicana”.

Abinader fue abordado ayer sobre este pedido del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a lo que remarcó, en tono enfático, que “República Dominicana no solamente va a continuar las deportaciones (de haitianos), sino que las va a incrementar”, dijo el mandatario.“Esas declaraciones son inaceptables e irresponsables”, subrayó el presidente.“República Dominicana es el país que más ha cargado, que ha sido afectado económicamente mucho más y que ha sido más solidario (con Haití) que todos los otros países del mundo”, declaró.

Por lo tanto, anotó, “a República Dominicana no se le puede pedir más”.El alto cargo de Naciones Unidas ha dicho que Haití no reúne, a día de hoy, las condiciones de seguridad adecuadas para el retorno “seguro, digno y sostenible” de migrantes, dada “la incesante violencia armada y las sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos”.Pero Turk no solo le reclamó al país detener las deportaciones de ilegales haitianos, sino que también reclamó que redoble esfuerzos para “prevenir la xenofobia, la discriminación y las formas conexas de intolerancia basadas en el origen nacional, racial o étnico, o en la condición de inmigrante”.