El jefe de Estado pidió que la ONU y OEA entrenen y capaciten a los policías haitianos

La agudización del conflicto de Haití en los últimos días coincidió con la visita del presidente Luis Abinader a Washington, donde, entre varias actividades, se reunió este jueves con el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a quien, nuevamente, le abordó la crisis del vecino país.“Haití no puede esperar más: su situación actual la podemos definir como «una guerra civil de baja intensidad». Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora”, dijo Abinader en la OEA. Reconoció que son los haitianos los que deben resolver sus problemas, pero, como no vez eso por ahora, pidió a la OEA acciones más urgentes al respecto.

En ese sentido, enumeró algunos puntos que se deben asumir de manera inmediata: se debe prestar ayuda a las autoridades haitianas en el reforzamiento de los puertos y aeropuertos.También pidió asistencia de la OEA en la creación mecanismos y capacidades relativas al control de armas y municiones que llegan a manos de las organizaciones criminales. Este tema es crítico y se encuentra entre los párrafos operativos de la resolución 2645 del consejo de seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La tercera solitud del mandatario dominicano a los miembros del Consejo Permanente de la OEA es que este organismo coordine con los países de la ONU para la capacitación y entrenamiento controlado de las fuerzas de seguridad pública de los policías haitianos.Y una vez la situación lo permita, Abinader solicitó la colaboración con las autoridades de Haití para organizar elecciones a fin de elegir un presidente basado en el liderazgo y voto popular.“La OEA debe continuar desempeñando acciones fundamentales en pro de unas elecciones democráticas, una de ellas es dotar de un adecuado registro civil a toda la población haitiana”, expresó Abinader.